banner

438

Conoce la visión politécnica del doctor Pedro-Pablo del IPN
Comunicado 438  

El doctor Pablo Rudomín Zevnovaty, biólogo mexicano egresado de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), es el único profesor que puede presumir de haber ganado el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica bajo otro nombre, el de Pedro. Así lo relató durante la última edición del programa del Canal Once “La visión de los egresados e investigadores politécnicos”.

Durante la entrevista, el científico con doctorado en Fisiología por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) explicó la confusa situación de su identidad. Se llama Pedro, no Pablo, gracias a que a su madre no le agradó el nombre original.

Durante la charla en la Sala de ex Directores, de la dirección general del IPN, Rudomín Zevnovaty comentó que al tener en el acta Pablo, así se le conoce en México, mientras que su pasaporte dice Pedro, por ello en el extranjero y el Premio Príncipe de Asturias lo recibió con el segundo nombre.

Tras una serie de trámites logró que se hiciera una anotación en el acta de Pablo que le autorizara usar ambos nombres de manera legal.

El también doctor Honoris Causa por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) comentó que lo importante para un científico no debe ser ganar reconocimientos, sino hacer investigación de calidad.

“Si buscas el premio por tener un trofeo, mejor dedícate a la política. Lo importante en la vida del científico es entender el mundo donde vivimos. Hacer preguntas relevantes para ser los portadores del ADN pensante. Estamos en la época más trascendental de la humanidad”, recalcó Rudomín Zevnovaty.

En el mundo de la ciencia existen grandes conceptos que cambiaron el paradigma de su época y que aún son vigentes, como la Teoría de la relatividad, las ideas de Newton, o la evolución natural o el origen.

La ilusión de todo investigador es dejar uno o dos conceptos que ayuden a comprender los fenómenos de la vida. La diferencia entre información y conocimiento, tiene que ver con enseñanza, aseveró el politécnico.

Quien fuera integrante del grupo de asesores de Neurobiología de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos estudió cómo se comunican las neuronas con la médula espinal, y cómo cambia la relación cuando existen dolores agudos.

Además de sus aportaciones científicas, participó como profesor visitante en prestigiosas universidades de Estados Unidos, Italia, Israel, Suecia y Australia.