banner

492

Personas con diabetes mal controlada susceptibles de contraer tuberculosis
Comunicado 492  

Aunque el tratamiento contra la tuberculosis es muy efectivo, el microorganismo que causa la enfermedad ha reforzado su capacidad de contagio y expansión en los seres humanos gracias a la resistencia a los medicamentos y a la diabetes, la cual causa alteración en el sistema inmunológico y hace más vulnerables a quienes la padecen, sobre todo cuando no tienen un buen control de los niveles de glucosa, así señaló la científica del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Julieta Luna Herrera.

La experta en inmunología mencionó que la bacteria Mycobacterium tuberculosis causa mayor número de casos en individuos inmunodeprimidos, como personas infectadas por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Por ello, ante el hecho de que un tercio de los pacientes con Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida) fallecen a causa de la tuberculosis y de que los diabéticos tienen un mayor riesgo de presentar la afección a nivel pulmonar, sobre todo si no tienen buen control de la glucosa, es imprescindible redoblar esfuerzos en el manejo conjunto para evitar una co-epidemia constituida por la doble carga de tuberculosis y diabetes.

La investigadora de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) refirió que teóricamente un tercio de la población mundial está infectada con M.tuberculosis, pero depende del sistema inmunológico de cada persona que se desarrolle o no la enfermedad. Anualmente en el orbe surgen alrededor de 9 millones de casos, de los cuales mueren aproximadamente 1.5 millones.

Datos del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece) de la Secretaría de Salud (SS), indican que en México se registran cada año más de 16 mil casos nuevos de tuberculosis pulmonar, aunque se estima que la cifra podría ser de hasta 22 mil, por las personas que no son diagnosticadas o que no son reportadas a los organismos oficiales. De los nuevos casos de tuberculosis reportados en 2013, el 50 por ciento aproximadamente tiene una enfermedad asociada, y de esa cifra el 23 por ciento padece diabetes mellitus tipo 2.

Ante tal circunstancia, hizo hincapié en la necesidad de frenar la diabetes en el país para evitar alcanzar niveles endémicos, pues las personas con esa enfermedad metabólica tienen tres veces más posibilidades de desarrollar tuberculosis. “En México crece cada vez más el número de diabéticos y esta afección está condicionada por la malnutrición que a su vez genera obesidad e impacta al sistema inmunológico, la asociación diabetes-tuberculosis es un círculo terrible que se debe romper”, expuso.

En cuanto al tratamiento combinado basado en cuatro fármacos para combatir la tuberculosis, la doctora Luna Herrera subrayó que es muy efectivo. “En México tiene éxito en más del 87 por ciento de los pacientes, el grave problema son los efectos secundarios que generan en órganos como el hígado y riñones, principal causa por la que las personas abandonan el tratamiento, de ahí la necesidad de encontrar nuevos fármacos más efectivos y con menos efectos secundarios”, apuntó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la SS, han establecido metas encaminadas hacia la reducción significativa de las cifras de enfermos en 2030, entre ellas destacan el establecimiento de programas para el desarrollo y búsqueda de nuevos fármacos y compuestos. Precisó que el reto es muy grande, ya que los nuevos compuestos deben ser eficientes, de efecto duradero y corto tratamiento, evitar que generen secuelas y sería ideal que mejoraran el sistema inmune.

“Nuestra búsqueda ha sido a todos niveles, desde moléculas que ya existían -y que ahora evaluamos para ver si tienen efecto contra tuberculosis-, hasta síntesis de compuestos con nuevas estructuras químicas o a partir de productos naturales”, indicó.

Una sustancia química con adecuado potencial es aquella que tiene buena actividad extracelular e intracelular, porque las bacterias de la tuberculosis se introducen y multiplican en las células y no cualquier compuesto tiene la capacidad de penetrar en la célula y eliminar a las bacterias intracelulares, lo cual constituye una barrera limitante que contribuye a que muy pocos compuestos sean efectivos contra tuberculosis.

La investigadora Julieta Luna resaltó que el campo de investigación en torno a la tuberculosis es muy amplio y únicamente el trabajo multidisciplinario permite obtener resultados en menor tiempo.

Para cumplir con las metas establecidas por la OMS y la SS orientadas a reducir las cifras de personas enfermas y decesos por tuberculosis, se requiere de la suma de varios factores, por un lado es necesario mejorar los diagnósticos, encontrar nuevos tratamientos y desarrollar inmunopotenciadores y los productos naturales ofrecen un gran potencial para obtener compuestos que cumplan con estos requisitos.

Por otra parte, es imprescindible que los pacientes sigan rigurosamente los tratamientos, tengan una buena alimentación, descansen adecuadamente y realicen ejercicio, lo cual repercute en el fortalecimiento del sistema inmunológico, concluyó la científica del IPN.