banner

507

2017, año crítico para la agricultura en México por sequía: Conagua
Comunicado 507  

La escasez de lluvias que se han registrado en el país durante este año, hace prever que en 2017 el campo mexicano registre severa sequía, por lo anterior resulta indispensable que las autoridades gubernamentales tomen medidas que garanticen seguridad alimentaria de la población, manifestó Víctor Javier Bourguett Ortiz, gerente consultivo técnico de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Destacó que por su ubicación geográfica, se estima que las temperaturas en el Golfo de México y El Caribe se mantengan a la alza; hasta la fecha sólo se ha registrado el 98 por ciento de las precipitaciones pluviales esperadas, situación que sin duda afectará a la agricultura nacional.

Al participar, con la ponencia “Cambio climático y recursos hídricos”, en el 6to. Congreso Nacional de Investigación en Cambio Climático “El mundo después de París: construyendo el futuro”, que organizó la Coordinación Politécnica para la Sustentabilidad, el funcionario sostuvo que de continuar el calentamiento global, para el 2025 a nivel mundial más de cinco billones de personas carecerán de agua y alimentos.

Ante esta situación, Bourguett Ortiz dijo que es necesaria una mayor vinculación entre academia y gobierno para formular estrategias encaminadas a predecir cambios atmosféricos. “Hay capacidad científica, pero prevalecen trabas burocráticas que paralizan al país”, señaló.

El funcionario de Conagua recordó que 2012 fue un año muy crítico para el país, el 44 por ciento de la población padeció sequía de moderada a excepcional; en 2015 se registró un cambio aleatorio en el comportamiento de las lluvias. Ahora los fenómenos meteorológicos son más intensos, situación que genera incertidumbre en las fuentes de abastecimiento, seguridad hídrica y alimentaria.

Bourguett Ortiz sostuvo que los retos que tienen las autoridades gubernamentales son: asegurar el abastecimiento del agua para el consumo humano y agrícola, aplicar un sistema de alerta temprana, así como planificar integralmente el riesgo para afrontar los fenómenos climáticos extremos.