banner

514

Se requiere de una educación alimentaria para tener un México sano: IPN
Comunicado 514  

Para reducir las desigualdades económicas y sociales que prevalecen en el país, es necesario que el Estado aplique políticas que eliminen las deficiencias en el campo y garanticen la seguridad alimentaria de los mexicanos, afirmó Mario del Roble Pensado Leglise, investigador del Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CIIEMAD), del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Como consecuencia de la crisis económica y la pérdida del poder adquisitivo, se sustituyeron alimentos (carne de res por verduras), lo que afecta la salud de la población, porque pierden calorías, proteínas que requiere el organismo. La disminución de los principales nutrientes repercutirá negativamente en el crecimiento de la nación. “Se requiere de un país sano, no existe educación alimentaria en México”, comentó el especialista.

Al participar con la ponencia “Seguridad alimentaria en México”, en el 6to. Congreso Nacional de Investigación en Cambio Climático “El mundo después de París: construyendo el futuro”, que organizó la Coordinación Politécnica para la Sustentabilidad, del Roble Pensado manifestó que las deficiencias en las políticas agrarias y la globalización económica provocaron cambios en los regímenes alimenticios de la población.

Señaló que los suministros son un derecho ciudadano y el gobierno tiene la obligación de ponerlos al alcance de la sociedad, es decir, debe formar parte de una política de seguridad nacional que asegure su abastecimiento.

Del Roble Pensado dijo que la globalización propició la apertura de nichos de mercados en diferentes estratos sociales que muestran su preferencia por los alimentos nutracéuticos (medicinales), los híbridos (elevado contenido de carbohidratos y azúcares, dan energía, pero no nutren) y la comida rápida.

El especialista manifestó que las deficiencias en las políticas públicas agrarias ponen en riesgo la calidad y acceso a los insumos. Por ello, se requiere de una estrategia alimentaria de largo plazo como parte del proyecto de seguridad nacional del Estado.