banner

C-193

Siguió el impulso de su corazón desde Argentina hasta el IPN en México
​​​​
Comunicado 193  

“La Técnica al Servicio de la Patria” fue la frase que impulsó al argentino Facundo Edwards Hernández Aguilar a elegir al Instituto Politécnico Nacional (IPN) para cursar un semestre de la carrera de Ingeniería Industrial en la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería y Ciencias Sociales y Administrativas (UPIICSA).

Facundo Hernández es uno de los 67 estudiantes extranjeros que estudiarán parte de su carrera durante seis meses en alguna de las escuelas del nivel superior y posgrado del IPN que cuentan con materias equivalentes que se ajustan a los planes de estudio de sus universidades de origen.

A decir del argentino, que estudia en la Universidad Nacional de San Juan, el IPN tiene excelentes referencias internacionales, pues, es considerada una de las instituciones educativas más importantes de México y América Latina por su alto nivel académico y su matrícula de más de 160 mil alumnos inscritos en 293 programas educativos que se imparten en sus 82 unidades académicas.

“El lema del IPN me pareció muy noble y humano, además del contexto sociocultural en el que surge esta gran institución educativa al seguir los ideales revolucionarios de reconstrucción, desarrollo industrial y económico, con lo que se empoderó a las clases menos favorecidas mediante una educación de calidad y una formación técnica integral”, resaltó.

Para Hernández Aguilar la carrera de Ingeniería Industrial es una profesión muy completa que implica responsabilidad, compromiso, así como desafíos sociales y medioambientales. Además permite diseñar, operar y liderar procesos productivos que contribuyen a la generación de nuevas fuentes de empleo para el país.

Manifestó que los ingenieros industriales tienen en sus manos la capacidad de mejorar las condiciones de vida e innovar las existentes y poder llevar a un país del subdesarrollo a un desarrollo autosostenido en lo económico, social, político y ambiental, por lo que su estancia en el IPN le ha abierto horizontes y le brinda las herramientas necesarias para cumplir con esta tarea.

El argentino recordó a una maestra universitaria que dice que “antes de aprender a ser ingenieros debemos aprender a ser personas”, de ahí que haya seguido los impulsos de su corazón al escoger a México para realizar su semestre de estancia académica y aprender de su gente, sus costumbres, tradiciones y hospitalidad.