Recomienda IPN extremar precauciones en atención dental para reducir riesgo de contagios por SARS-CoV-2
Audio Descarga el comunicado

Recomienda IPN extremar precauciones en atención dental para reducir riesgo de contagios por SARS-CoV-2

Para reducir riesgos de infección por SARS-CoV-2, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) recomienda a especialistas y estudiantes de odontología extremar precauciones durante la atención dental, debido a que es complicado mantener la sana distancia entre ellos y los pacientes, por ello es imprescindible reforzar las medidas higiénicas, así como la desinfección de instrumentos y materiales que se emplean en la práctica clínica porque están en contacto directo con fluidos de la cavidad oral.

En ese sentido, el Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, ha señalado que la población debe entender en su justa dimensión la profunda transformación que vive México en su sociedad, aunado a fortalecer una cultura de la salud, que será promovida mediante una escuela renovada, que responda a la Nueva Normalidad.

Por su parte, el Director General del IPN, Mario Rodríguez Casas, ha referido que esta casa de estudios otorga una formación basada en la ciencia y la tecnología, con habilidades y valores humanísticos y sociales.

En tanto que el Jefe de la carrera de Odontología del Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud (CICS), Unidad Santo Tomás, Ernesto Cuauhtémoc Sánchez Ayala, destacó que actualmente la atención está restringida, pero, en cuanto lo permita el semáforo en color verde, será imprescindible reducir el número de citas por día y espaciarlas para desinfectar la unidad dental, realizar cambio de bata, cubrebocas y guantes, así como reemplazar las piezas rotatorias e instrumental.

El especialista en salud bucal subrayó la importancia de que únicamente se atienda a las personas con temperatura inferior a los 37.5oC. “Por el cuidado de todos será necesario que los pacientes porten cubrebocas durante su estancia en la sala de espera, se laven las manos al llegar y salir de consulta y al ingresar desinfecten su calzado en un tapete específico para ello”, apuntó.

El catedrático del IPN mencionó la conveniencia de que los odontólogos vistan pijama quirúrgica y utilicen bata, gorro y cubrebocas desechables (que deberán cambiar después de atender a cada paciente), así como careta y dobles guantes, ya que la distancia entre los pacientes y ellos es muy corta y el riesgo de contagio es mayor.

“Es muy importante que los odontólogos cuenten con varias “piezas de alta velocidad” (instrumentos rotatorios) estériles, ya que éstas giran a una velocidad entre 100 mil y 450 mil revoluciones por minuto y al hacerlo emiten presión de aire y agua para facilitar la realización de cavidades en los dientes. Esto genera salpicaduras de saliva o sangre y por ello este instrumento debe estar totalmente estéril”, indicó.

También es importante, dijo, proteger con una película plástica la unidad dental, la pieza de alta velocidad y la lámpara. “Para reducir el riesgo de infección por SARS-CoV-2, es conveniente desinfectar con cloro diluido o alcohol al 70 por ciento esos emplayes después de atender a cada paciente”, expuso.

El maestro Cuauhtémoc Sánchez precisó que en la Clínica de Odontología, ubicada en el CICS, Unidad Santo Tomás, en donde se atiende a integrantes de la comunidad politécnica y a población abierta, se realizarán adecuaciones para evitar contagios. “La primera medida será reducir el número de pacientes y atender únicamente a personas con cita programada”, agregó.

Refirió que se contará con dos filtros, uno a la entrada de la unidad académica y otro para ingresar a la clínica, en los que se tomará la temperatura de los pacientes, se colocarán tapetes sanitizantes y alcohol en gel en la sala de espera y en la clínica, así como divisiones de acrílico entre cada unidad dental, las cuales se desinfectarán después de atender a cada paciente, los maestros y estudiantes deberán portar los uniformes y la protección antes descrita. Además, se promoverá mediante carteles la conservación de la sana distancia en la sala de espera, en la que únicamente se podrá permanecer 15 minutos antes de la cita.

El profesor politécnico subrayó que como parte de las estrategias institucionales se evitarán aglomeraciones en la clínica, mediante la reducción de profesores, alumnos y pacientes. Además, puntualizó, se solicitará a quienes asistan a consulta no llevar accesorios como relojes, aretes, anillos, pulseras, uñas largas y no se permitirá el uso de celulares durante su estancia en dichas instalaciones.